Transparencia Digital

Imagen

No es nada sencillo abordar el tema de la transparencia con relación a la identidad o marca personal. Es un tema que aún en política se considera “…un concepto vivo que está evolucionando y que cada vez implica nuevas prácticas, procesos y formas de trabajo…” según palabras de David Fernández (Consultor de datos abiertos de IUO).

Los límites de la transparencia son: la información reservada, la información confidencial, la seguridad pública y la propiedad intelectual.  Algunos llanamente delimitan afirmando que lo que no es público es privado. Así nosotros decidimos lo que publicamos. Pero es un hecho que existen casos de uso mal intencionado de la información; usurpación, robo de identidad, hackeo. De aquí que muchos aún prefieren el anonimato.

Hoy por hoy la transparencia es colaborativa. Todos participamos en la difusión de información que consideramos útil. Aquella que a nuestro juicio puede ser utilizada para generar otras cosas: iniciativas, proyectos.

Si bien el objetivo de la transparencia política es combatir la corrupción, difundir información utilizable y generar innovación. En identidad digital es prevenir el uso malintencionado, fortalecer la reputación, validar la información, posicionar a los autores. Compartimos dando crédito al autor y confiando en la originalidad de sus ideas.

Imagen

José Antonio Llorente- Socio Fundador y Presidente de Llorente & Cuenca- afirma ” El concepto de identidad digital de ahora tiene consecuencias muy importantes, ya que crea un nuevo espacio de “realidad tangible” y nade escapa a la necesidad de ser transparente en sus comportamientos y de estar, por ello mismo preparado para una continua fiscalización de los mismos a través de las herramientas disponibles.”

Quienes escribimos, continuamente revisamos fuentes, autores y lo que podemos inferir de los mismos por el resultado de una búsqueda en internet. Cuando vemos una presencia consistente, una misma identidad en todos sus medios, una línea de trabajo o un modus operandi identificables; podemos decir que es transparente.

Jeff Jarvis en su libro “Partes Públicas” afirma que “nuestra identidad es expresión en primera persona de nosotros mismos, mientras que la reputación es la opinión y el concepto en tercera persona que otros se han formado de nosotros a través de la imagen que transmitimos.

No solo lo que publicamos sino lo que compartimos es parte de nuestra identidad y hace o deshace nuestra reputación. La transparencia de lo que compartimos define nuestros intereses, posiciones, ideología, solidaridad, intencionalidad. Establecer una línea clara de lo que compartimos evidencia lo que viene de nosotros y separa lo que se publica de nosotros.

Imagen

Ontológicamente la transparencia implica riesgos que nos dan miedo. Mostrarnos tal cual somos en todos los medos y todos los ámbitos, nos pone en una vidriera y nos hace vulnerables ante los mal intencionados. Por ello algunos prefieren anonimato.

La transparencia nos condiciona a publicar solo lo que nos define y posiciona mientras el anonimato nos da la libertad de compartir ciertos contenidos “personales” con amigos y familiares. Lo cierto es que nadie nos libra del riesgo de que un tercero haga pública nuestra información “personal”. En nombre de la transparencia hay que hacer de la coherencia una forma de vida dentro y fuera de la web. Quienes insisten en mantener una separación entre su vida y su profesión dentro y fuera de la web tarde o temprano se encontrarán un punto en que ambos mundos convergen y cualquier discrepancia entre ellos dañará la reputación del individuo. La transparencia en una variedad de medios si bien lo pensamos; protege una identidad bien definida y evita usurpación de la misma.

El mundo y la información se están moviendo de tal manera que se impulsa y valora cada vez mas la transparencia a todos los niveles.

Anuncios

Haz de tu Identidad Digital una Marca Personal

Hoy en día todo el mundo tiene una identidad digital. Ya sea de presencia o ausencia. La identidad digital mas allá de mera apariencia es COMUNICACIÓN. ¿Cómo te estás comunicando o interactuando con el mundo en general?. Incluso aquellos que evitan las redes sociales por cuestión de privacidad están comunicando al mundo algo con su ausencia.

El punto es; si tienes identidad digital ¿porque no aprovecharla y profesionalizarla a tu favor?. No hay tal como una vida personal y mi identidad digital. La evolución de la red nos permite y nos demanda evolución personal acorde. Todo lo que hacemos o dejamos de hacer deja una huella rastreable.

Muchos profesionistas se definen a través de su cargo en la empresa. Es triste ver que un profesionista talentoso haya dedicado años enteros a una empresa y al salir de la misma no pueda definirse a sí mismo fuera del cargo de Dirección, Jefatura, etc. No somos un nombre en el organigrama, un puesto en una empresa, un oficio o un estatus social; madre, esposa, etc. Somos seres humanos con habilidades únicas.

Una marca trata de generar la impresión de ofrecer algo único por innovación, calidad, precio etc. La realidad es que como individuos no hay que dar la impresión de ser únicos. Es un hecho; sómos únicos. Puedes googlear a Juan Perez y encontrar “n”. Pero no hay 2 Juan Perez iguales. La educación, las habilidades transversales, la personalidad, la experiencia laboral y la idiosincracia del pais de origen generan una combinación única e irrepetible.

La marca personal nos define de qué manera esa particular combinación se pone en práctica en una área de desarrollo. Nos muestra la transparencia del individuo. No importa el ámbio; siempre hay una línea de valores, habilidades y competencias puestas en marcha para generación de resultados. Esto es justo lo que el mundo debe saber de cada uno de nosotros. No solo nuestros colaboradores de trabajo, los familiares y amigos.

Finalmente en el sentido ontológico, la marca personal define a un ser humano que pisa el mundo y deja un rastro , que interactúa aportando ideas, promoviendo iniciativas, inyectando a otros con su chip. Esta es una marca personal que da sentido de vida y que tiene un valor económico que merece ser explotado. No es necesario vender una imagen. Solo es importante plasmar quien somos a todos niveles. Es importante interactuar con un sentido enriquecedor y en este sentido todos tenemos algo que aportar en cualquier área de la vida: salud, finanzas, profesión, familia, sociedad.

Recuerda todo lo que hacemos o dejamos de hacer deja huella. Démosle a esa huella una personalidad y un sentido de existencia.